Días de gentilidad

El hombre en América

Hay una época en la historia de los pueblos en la cual poco o nada se sabe acerca de hechos y sucesos, y es que estos, descansan en elementos tales como jeroglíficos, escrituras, pinturas o esculturas, que hablan de su estructura social, sus conocimientos, sus principios. Si en conjunto todo esto constituye un códice, entonces estamos ante la presencia de un pueblo, que aunque indio, tiene forma de demostrar al mundo su particular pasado.
El hombre en América tiene 24 mil años según dicen los expertos y de cualquier modo de la conquista hacia atrás se vislumbra un panorama nebuloso, que se hace más denso, cuando se pretende estudiar el pasado de los pueblos del norte de la República, porque de la manera que se vea, los pueblos del sur de México desarrollaron una cultura tan vasta, que llegaron a preocuparse por las cuestiones de los astros, la luna y el sol y dejaron testimonio de su conocimiento en sus construcciones y códices.
Los primitivos habitantes de la región de Colotlán fueron los otomíes, de los cuales la Historia de Jalisco dice que fueron conocidos según la región que habitaban:
Tepehuanos, huachichiles o primitivos huicholes y coras hacia el norte de Jalisco.
Un día todos ellos fueron reunidos por MAJAKUAGY para formar un poderoso imperio que llamo HICURIPA, lo que significa país del peyote.
Este imperio fue destruido por los toltecas y dispersos los coras se reconcentraron en la montaña, la misma que más tarde fue llamada Sierra de Álica. Después los toltecas a su vez fueron sometidos por el monarca XIUHTENANCALT ZIN y dispersos como resultado del sometimiento recibieron el nombre de chichimecos.
Dice Jean Meyer: pero es indudable que hubo un Colotlán pre-hispánico de indios tepecanos, descendientes de los tepehuanos, todos “chichimecas” es decir de vida nómada y cultura ínfima…
Fray Francisco Frejes, hombre que también dedico parte de su vida a la investigación de la historia de estos pueblos, nos deja testimonio de su afanosa búsqueda de datos para esclarecer el pasado remoto de estos lugares. La versión del Sr. Frejes se publica aquí íntegramente y como se ve, hasta con palabras ortográficamente mal escritas para nosotros, quizá bien escritas en el español antiguo de ellos:
Los primeros pobladores que habitaron este valle fueron independientes del imperio mexicano, y vinieron de Atzatlan país oriental de Asia los viajeros FERRER Y COOK, descubrieron el grado 67 de latitud norte, un estrecho llamado de Bering de 14 lenguas de largo y de ancho, al norte, solamente mil varas castellanas, y en donde se hallaron dos peñascos cortados perpendicularmente como si se hubiera divido el cerro que formaban: y por esta parte fue el paso de los Toltecas y después de los Aztecas, este es el sentir de muchos historiadores. En distintos tiempos pasaron por este estrecho muchas familias que poblaron a Sonora, Sinaloa, Acaponeta, Santispac,
Jalisco, Ahuacatlan, Tonalan y Colima, pasando la sierra de Michoacán, fueron a poner su asiento capital y gobierno de Texcoco, y por segunda vez salieron mas familias pasando la sierra madre saliendo por Guadiana, poblando a Zacatecas y sus alrededores, San Luis, Queretaro hasta llegar a la laguna de México, en las rancherías que había en este valle, adoraban al dios Tepilzantleli, al dios Heri, y al dios Nayarit primero Lo representaban en la figura de un niño, y era el dios de los temporales, segundo lo representaban en la figura de un hombre y era el Dios de la ciencia el tercero de la misma figura con arco y flechas para esos dioses se encontraron algunos en el tiempo de la conquista y fueron destruidos por los españoles, los edificios hacienda de la Quemada cerca de zacatecas edificaron el templo de Tibul dedicado dios Nayarit, tomando los indios que habitaban este valle, el nombre de tibultecos guachichiles o nayaritas …
Frejes sigue hablando de como con el tiempo, los indios de estos lugares habrían de oponerse a la conquista de modo tan fiero, que acabaron rebelándose abiertamente y durante 10 años los odios contra los conquistadores subieron de tono y ellos se encaramaron en el Mixtón, hecho del cual se hablara más adelante entre tanto, veamos lo que acerca de su cultura se decía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: